No podemos dar dos pasos para atrás y uno para adelante. No podemos avanzar dos pasos para adelante y uno para atrás. Parece un trabalenguas, pero no es más que la realidad que se ciñe, todavía hoy, en algunos despachos de abogados. Algunos han tomado conciencia de la importancia de invertir en ciberseguridad, de manera que dan un paso hacia adelante, pero no toman las medidas necesarias, de manera que vuelven para atrás. Otras veces, ni siquiera actúan ante tal situación.

No queremos que esto suceda, sobre todo en una actualidad acentuada por la incorporación de nuevas exigencias en materia de protección de datos. Por eso queremos compartir contigo las razones por las que los despachos de abogados deben invertir en ciberseguridad y no torcer la mirada hacia atrás, ni siquiera para coger impulso.

¿Preparados?

Invertir en ciberseguridad es invertir en compromiso

Así es. Compromiso con nuestros clientes y con nosotros mismos. Compromiso con nuestra actividad. Y compromiso con la normativa vigente. Adoptar medidas de seguridad capaces de proteger la información con la que trabajamos en los despachos de abogados nos lleva a comprometernos con la calidad de nuestros servicios.

Como decía el abogado y administrador estadounidense S. Lehman: “el compromiso es lo que transforma una promesa en realidad, es la palabra que habla con valentía de nuestras intenciones, es la acción que habla más alto que las palabras, es hacerse al tiempo cuando no lo hay, es cumplir con lo prometido cuando las circunstancias se ponen adversas […]. Comprometerse y mantener los compromisos, son la esencia de la proactividad”.

Y razón no le faltaba. El compromiso juega un rol crucial en todos los ámbitos de la abogacía. Los despachos de abogados son espacios a los que miles de clientes acceden en busca de soluciones. Como profesionales, se comprometen con proporcionarles un servicio de calidad basado en la defensa jurídica y el asesoramiento.

Por ello, invertir en ciberseguridad es invertir en compromiso y hacerles saber a nuestros clientes que su información, con nosotros, siempre estará a salvo y libre de miradas ajenas.

La ciberseguridad: más necesaria que nunca en los despachos de abogados

Los datos son la parte técnica de la realidad que tenemos ante nuestros ojos. Por eso, nos hemos ceñido a una ración de estos, publicados por el periódico La Razón, como impulso para redactar este post. El artículo viene encabezado por el titular ‘Ciberseguridad, la gran obsesión de las empresas.

Dado que se trata de una de las principales amenazas con las que cuentan los despachos de abogados, no es la única. Por eso, como expertos en esta materia, queremos compartir con vosotros otras situaciones propiciadas por el factor humano que pueden provocar la pérdida de información.

Nuestra experiencia nos dice que a veces ni tan siquiera es necesaria la actuación de ciberdelincuentes, pues somos humanos, lo que quiere decir que podemos caer en la tentación de equivocarnos. Un error es posible, y un error puede desembocar en consecuencias irreparables. Algunas de estas acciones pueden ser:

  • Enviar un correo con información personal privada de nuestros clientes (contraseñas, datos bancarios) a la persona equivocada.
  • Extravío de documentos con información sensible sobre nuestros clientes.
  • Pérdida de dispositivos que contienen información personal privada.

Durante 2017, solo las amenazas por ciberataques ya hicieron que el 79% de las compañías aumentaran su presupuesto en ciberseguridad. Se trata de una de las razones principales por las que la realidad en la que se desenvuelve el mundo hace más necesario que nunca invertir en protección.

Detección y gestión de incidencias virtuales

Actualmente, ha crecido el número de compañías que han incorporado sistemas de detección y gestión de incidencias virtuales, situándose en un porcentaje del 81,3%. Claro que es un paso hacia adelante, pero no es el definitivo. Los despachos de abogados, como mano que mueve los títeres de la información personal privada, deben poner el foco en protegerse de posibles incidencias más que en cómo gestionarlas. Pues si invertimos correctamente en lo primero, no tiene por qué producirse lo segundo.

Tratamos de decirte que la clave no se encuentra en castigar o gestionar el ciberataque sino en evitarlo. Algunos expertos en tecnologías de protección lo saben, por lo que han desarrollado una barrera punitiva que logra poner solución al nivel exigido. De esta manera, resulta necesario que los despachos de abogados estén actualizados debidamente para convertirse en un hándicap del juego con los datos.

Si todavía no has invertido en ciberseguridad…

  1. Estás poniendo en peligro la actividad de tu despacho de abogados y la de tus clientes.
  2. Te encuentras en riesgo de perder la confianza de quienes han apostado por tu servicio durante años.
  3. Aumentan las posibilidades de sufrir un ciberataque.
  4. Puede producirse una fuga de información en cualquier momento y, como consecuencia, la difamación de la empresa.
  5. Tu despacho de abogados puede perder la reputación que, durante tantos años, te ha costado ganar.
  6. Tu actividad puede caer en los mercados de valores.
  7. Tus clientes pueden sufrir daños, dado que su información privada está disponible al acceso de cualquiera.
  8. Cualquier tipo de incidente puede llevar al cierre del negocio.

Los despachos de abogados están formados por juristas profesionales capaces de sentir como propios los problemas ajenos de sus clientes, apoyar sus decisiones, superar obstáculos que interfieran en su desarrollo, y controlar la puesta en marcha de sus reacciones. Por ello, se trata de una relación basada en el compromiso.

Somos conscientes de su valor para los despachos de abogados, e intentamos inculcar en estos profesionales la importancia de no ponerlo en peligro y adaptarse a los cambios transformadores de la realidad empresarial.

¡Actúa a tiempo!