Sí, es una necesidad clara, pero ¿de dónde nace?, ¿en qué momento se empiezan a cuestionar las empresas su seguridad?, ¿por qué se le está prestando más importancia que nunca?

A lo largo de los últimos años hemos observado el reflejo de una materia que entraba en vigor para prestar atención a la seguridad. Hablamos del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Han pasado tres meses de su aplicación. Tres meses desde que las empresas finalizaron el período de adaptación al mismo. Y tres meses protagonizados por una actividad cada vez más segura. Hoy, queremos profundizar en la necesidad que las asesorías y gestorías han sentido para proteger su actividad. ¿Quieres acompañarnos?

Asesorías y gestorías en materia de protección de datos

La incesante abundancia de incidentes de seguridad durante los últimos años y las zozobras de la crisis económica han tenido consecuencias inesperadas. Las asesorías y gestorías siguen trabajando cada día para prestar sus servicios de la mejor forma, y para servir de ayuda a quienes la necesitan. Asesorar o gestionar una empresa en su andadura no es tarea fácil. Los profesionales encargados de desarrollar este tipo de negocios realizan diversos trámites a sus clientes, un contacto del que se generan numerosos datos. Pongamos por caso números de cuenta, nombres y apellidos, DNIs, correos electrónicos, etc.

¿Sois conscientes del tipo de información que acarrean las nóminas, los impuestos, la contabilidad, las asesorías, etc.? Son la fuente de información para realizar cualquier cambio en la gestión de las empresas. Quizá sea en este escenario donde se comienza a tomar conciencia de la importancia de la seguridad, un fenómeno que se intensifica aún más con el Internet de las Cosas, a menudo poco ligado con procesos de ciberseguridad.

Proteger la privacidad de los clientes

El concepto de protección de datos ya no resulta desconocido para casi nadie. Sin embargo, basta con echar la mirada varios meses atrás para darnos cuenta del progreso y evolución que ha experimentado. Ser conscientes de que debemos cumplir con la normativa vigente para proteger la privacidad de nuestros clientes otorga un poder decisivo, pero no todas las empresas lo han hecho hasta ahora. Las asesorías y gestorías trabajan con un volumen importante de información personal. Cuentan con una responsabilidad ineludible, por lo que deben saber cómo cumplir con el RGPD y cuáles son las medidas que deben implantar.

Hasta hace poco más de tres meses, antes de que el RGPD sustituyera a la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) 15/1999, “cualquier información concerniente a personas físicas identificadas o identificables” debía estar incluida en un fichero sometido a la Ley, siendo obligatoria su inscripción en el Registro General de Protección de Datos. El nuevo Reglamento europeo elimina la obligación de realizar dicha inscripción.

Llegados a este punto, no nos queda más que decir que todas las empresas tienen bajo la manga la obligación y la responsabilidad de proteger la privacidad de sus clientes. No hablamos de cualquier cosa, sino de la parte más profunda de la vida de las personas, de aquellas que han depositado su confianza en nuestros servicios.

¿Estás dispuesto a velar por ella?

Novedades que afectan a las asesorías y gestorías

Con la llegada del nuevo RGPD, las empresas de la Unión Europea han visto modificadas algunas de sus funciones en materia de protección de datos. Nos referimos a aspectos como el del derecho de las personas a conocer la finalidad y el tratamiento de sus datos personales cuando les sean solicitados, un derecho que es ampliado con la nueva normativa.

Además, es necesario realizar una declaración clara y expresa para pedir datos personales, usarlos para los fines estipulados desde el inicio, y avisar a las autoridades competentes siempre que se produzca algún tipo de violación en la seguridad de estos espacios de trabajo.

Las asesorías y gestorías que pasen por alto este tipo de funciones, o que no se adapten a los requisitos, tendrán que hacer frente a sanciones y multas por su incumplimiento.

Cuidar de tus clientes es cuidar de ti.